Skip to content Skip to footer


Respuesta 3: El coronavirus es un llamado de atención de parte de Dios para que estemos listos para la segunda venida de Cristo.

Jesucristo regresará. “Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse” (Hch 1:11). Y cuando Él regrese, será para juzgar al mundo: “Cuando el Hijo del hombre venga en Su gloria, con todos Sus ángeles, se sentará en Su trono glorioso. Todas las naciones se reunirán delante de Él, y Él separará a unos de otros, como separa el pastor las ovejas de las cabras” (Mt 25:31-32).

En el caso de los que no están listos para encontrarse con Cristo, ese día los tomará desprevenidos: “Estén alerta, no sea que sus corazones se carguen con disipación, embriaguez y con las preocupaciones de la vida, y aquel día venga súbitamente sobre ustedes como un lazo” (Lc 21:34, NBLA).

Pero Jesús dijo que Su regreso estaría precedida por señales, como guerras, hambrunas y terremotos (Mt 24:7), a las cuales llamó “el comienzo de los dolores” (Mt 24:8). La idea es que la tierra es como una mujer en labor de parto tratando de ser liberada de todas las miserias y enfermedades (como el coronavirus) y dar a luz un nuevo mundo, el cual Jesús creará cuando regrese (cf. Rom. 8:22). Y no sólo ella, también nosotros, dice Pablo, gemimos para ser liberados de este cuerpo de muerte y recibir uno incorruptible como el de Cristo (vv. 21-23; cf. Fil. 3:21).

Jesús quiere entonces que veamos los dolores de parto (incluyendo el coronavirus) como recordatorios y alertas de que Él viene, así que debemos estar preparados (Mt 24:44). No necesitamos una fecha exacta, sólo mantenernos despiertos espiritualmente (Mar. 13:33-37).

Tristemente muchos duermen y el coronavirus es un llamado de atención misericordioso para que estemos listos. Para estar listo, debes acercarte a Jesucristo, recibir el perdón por tus pecados y andar en Su luz. Si haces esto, ese día no te ha de sorprender (1 Tes. 5:4-10).

Juan José Pérez es pastor en la Iglesia Bautista de la Gracia, en Santiago de los Caballeros (República Dominicana). Posee una Maestría en Divinidades en el Seminario Bautista Reformado (Estados Unidos). Sirve como decano de la Academia Ministerial de la Gracia y es profesor de Biblia en el Colegio Bautista de la Gracia y la Universidad Nacional Evangélica (UNEV).